Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Publicaciones

Publicaciones


Vélez-Málaga. Guía Paisajes Urbanos y Naturaleza de la Axarquía

La Comarca de la Axarquía, una de las más tradicionales de Andalucía con 1025 kilómetros cuadrados, se encuentra al este de la provincia de Málaga, limitando al norte y noreste con el Poniente granadino y al este la Costa Tropical. Territorio de pasado árabe, como lo refleja su nombre que proviene del árabe charkiya, que significa “levante”, de hecho en los siglos XVI y XVIII ya aparecía en documentos cartográficos como
una circunscripción islámica. Su identidad natural es la razón principal para esta delimitación,
situada entre el mar y la Sierra de Alhama.

La capital de la Comarca es Vélez-Málaga, debido fundamentalmente al paso de su población. Siguiendo este orden la Axarquía esta formada, además, por los siguientes municipios: Nerja, Torrox, Algarrobo, Periana, Colmenar, Comares, Cómpeta, Benamocarra, Riogordo, Frigiliana, Canillas de Aceituno, Almáchar, Alcaucín, Benamargosa, Alfarnate, Comares, La Viñuela, Sayalonga, Arenas, Moclinejo, El Borge, Iznate, Canillas de Albaida, Cútar, Sedella, Alfarnatejo, Macharaviaya, Árchez y Salares.

Si hay algo destacable en la Comarca axárquica es el predominio del mar y la montaña, hasta el punto de que su diversidad ambiental da lugar a una gran variedad paisajística que cuenta con las bondades climáticas del litoral y con los extremos propios de los paisajes serranos, con picos como La Maroma (2.080 m), el mayor de la provincia de Málaga, Vilo (1.412 m), Gallo (1.356 m), Chamizo (1.637 m), el Morrón de la Cuña (1.222 m), entre otros.

La vegetación es también variada y componente de la diversidad paisajística; así, tenemos rebollos y durillos en las zonas más altas y umbrías, pasando por especies características mediterráneas, como son las encinas, algarrobos, acebuches, romeros y tomillos en las tierras medias.

El paso del hombre por este territorio viene desde la Prehistoria, como se puede ver, principalmente, en la Cueva de Nerja tanto por su grandeza como por sus pinturas rupestres. También dejaron su impronta fenicios, cartagineses, griegos, romanos y árabes. De la época medieval se mantienen numerosos monumentos, contando incluso con una ruta mudéjar, donde podemos encontrar desde aljibes, hasta la fortaleza de Bentomiz, antiguo alcázar. En el siglo XVI la Comarca pasa a manos cristianas, siendo de esa época buena parte de las iglesias, también con representaciones mudéjares, como la de Santa Catalina.
Hornos cerámicos romanos.

Si desea visualizar esta publicación en formato Flash, pinche sobre este enlace.