Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
 
×

Publicaciones

Publicaciones


Gaviotas de la provincia de Málaga

Las gaviotas son las especies marinas por excelencia. Su imagen está vinculada al mar, a las playas y a las costas. Y sin duda también a Málaga. Son aves extraordinariamente adaptables e inteligentes que, no por resultar comunes, conocemos bien.

Como ocurre con otras familias de aves, la posición biogeográfica de Málaga, que en este caso sirve de frontera de aguas mediterráneas y atlánticas y de límite sur del continente, favorece la presencia ocasional de especies poco frecuentes de aves marinas, así como la aparición de especies consideradas raras por los ornitólogos y aficionados a las aves, que aprecian la posibilidad de observarlas.

El turismo ornitológico ofrece un valor añadido a la industria turística malagueña. Es una oportunidad que apuesta por una economía sostenible y que supone un segmento turístico muy apreciado en otros países y regiones y aquí aún no hemos empezado a valorar.

Existen algo más de medio centenar de especies de gaviotas distribuidas por todas las regiones marinas y costeras del planeta. Hasta hace unos años las gaviotas se clasificaban mayoritariamente en un único género llamado Larus, pero en base a estudios genéticos actualmente se agrupan en diez géneros diferentes: Larus, Ichthyaetus, Hydrocoloeus, Leucophaeus, Chroicocephalus, Creagrus, Pagophila, Rissa, Rhodostethia y Xema.

Muchas de las gaviotas que se pueden observar en el litoral malagueño son aves migratorias procedentes del norte de Europa. Aunque hay especies, como las gaviotas patiamarillas, que en su mayoría son residentes durante todo el año, otras como por ejemplo la gaviota sombría, ajustan su fenología al clima, emigrando en invierno a lugares más cálidos y volviendo a criar en primavera a sus países de origen. Incluso en la gaviota patiamarilla, un porcentaje significativo de individuos llegan anualmente a las costas españolas procedentes del resto de Europa y algunos ejemplares mediterráneos se desplazan al Cantábrico algunos inviernos.

La heterogeneidad del relieve costero malagueño, en el que se alternan tramos rocosos  con calas de arena, ofrece un conjunto de diferentes zonas propicias para la observación de gaviotas tanto como áreas naturales de descanso, de alimentación o de nidificación.

La costa malagueña no solo se compone de playas. Hay acantilados, roquedos litorales, plataformas rocosas expuestas producto de la abrasión marina, espacios naturales protegidos de gran valor, zonas dunares, humedales cercanos a la costa, desembocaduras de ríos y arroyos e infraestructuras comerciales, como los puertos pesqueros y deportivos. Y en todos ellos se esconde la oportunidad de descubrir una especie de gaviota, ya sea común u ocasional, que merezca dedicarle unos minutos de observación.

Si desea descargar esta publicación  gratuitamente, puede hacerlo en dos formatos:
Formato PDF: compatible con cualquier visor PDF como Acrobat Reader.
Formato Flash: disponible a través del portal Calameo para navegadores con Adobe Flash.

Libros de interés turístico